LECTURA DEL PÁRRAFO PRIMERO:

Spes non confundit

BULA DE CONVOCACIÓN DEL JUBILEO ORDINARIO DEL AÑO 2025

FRANCISCO Obispo de Roma Siervo de los Siervos de Dios
A cuantos lean esta carta la esperanza les colme el corazón

 1. «Spes non confundit», «la esperanza no defrauda» (Rm 5,5). Bajo el signo de la esperanza el apóstol Pablo infundía aliento a la comunidad cristiana de Roma. La esperanza también constituye el mensaje central del próximo Jubileo, que según una antigua tradición el Papa convoca cada veinticinco años. Pienso en todos los peregrinos de esperanza que llegarán a Roma para vivir el Año Santo y en cuantos, no pudiendo venir a la ciudad de los apóstoles Pedro y Pablo, lo celebrarán en las Iglesias particulares. Que pueda ser para todos un momento de encuentro vivo y personal con el Señor Jesús, «puerta» de salvación (cf. Jn 10,7.9); con Él, a quien la Iglesia tiene la misión de anunciar siempre, en todas partes y a todos como «nuestra esperanza» (1 Tm 1,1).

Todos esperan. En el corazón de toda persona anida la esperanza como deseo y expectativa del bien, aun ignorando lo que traerá consigo el mañana. Sin embargo, la imprevisibilidad del futuro hace surgir sentimientos a menudo contrapuestos: de la confianza al temor, de la serenidad al desaliento, de la certeza a la duda. Encontramos con frecuencia personas desanimadas, que miran el futuro con escepticismo y pesimismo, como si nada pudiera ofrecerles felicidad. Que el Jubileo sea para todos ocasión de reavivar la esperanza. La Palabra de Dios nos ayuda a encontrar sus razones. Dejémonos conducir por lo que el apóstol Pablo escribió precisamente a los cristianos de Roma.

AUDIO DEL PRIMER PÁRRAFO:

PUESTO QUE HABRÁ MUCHOS QUE LES PARECERA CORTO, SUBO AQUÍ EL PDF COMPLETO, PARA QUE QUIEN NO TENGA EL LIBRITO VERDE,  PUEDA DESCARGAR  LA BULA COMPLETA Y LEERLA A SU RITMO.

Spes non confundit_La esperanza no defrauda