Nos juntamos para celebrar la festividad de San Felipe Benicio religioso fraile y superior general de la orden de los Servitas. Nuestro Párroco destaca  tres cosas fundamentales en el; la humildad, el servicio y el amor.

Él que procedía de una familia pudiente de la nobleza, que estudio filosofía, medicina en la Universidad de Paris y en la de Padua, donde se doctoró en 1253, demostrando una capacidad fuera de lo común.

Esta persona se rebaja a lo más bajo  en una Comunidad, y entro de Lego en la Orden de los Servitas, realizando los oficios mas humildes como limpiar letrinas, barrer, trabajar en la huerta.

Se ordeno sacerdote  en 1.258 por obediencia, ya que el pretendía seguir siendo Lego. Posteriormente fue elegido Prior General de los Servitas y reformo los estatutos convirtiendo la orden en mendicante.

En el final de la celebración de hoy se reparte pan y agua, ya que hasta ese extremo de pobreza llegaron a encontrarse en un refectorio que no tenían nada que comer.

En su tiempo se creo la conocida Orden de las Siervas de Maria, que conocemos y trabaja desde hace años en nuestra Comunidad. Durante un Conclave en el que se tenia que elegir al sucesor del fallecido papa Clemente IV, se maneja su nombre para la sucesión, y el al considerarse indigno huye al monte.

Vivió problemas con la iglesia en tiempos de Inocencio V que prohibía la existencia y nuevas creaciones de ordenes religiosas mendicantes, obteniendo con su sucesor la autorización para seguir manteniéndose.

En la homilía, José Antonio nos resalta la actitud de san Felipe que tanto contrasta con la nuestra. Él obediencia y humildad, nosotros nos quejamos de todo y cualquier cosa nos ofende.

En san Felipe se da esa unidad de una criatura a Dios, mediante la oración. Todos los momentos importantes de su vida están marcados por la oración al Cristo Crucificado en sus manos.

En el momento de rezar el Padre Nuestro, subieron al altar todos los servitas que habían asistido a la celebración rezándolo con el sacerdote , posteriormente en el altar les dio la Comunión.

La Misa concluye con el reparto del panecillo y el agua milagrosamente aparecido en el refectorio en aquel momento de ausencia de alimentos.

 

 

 

 

 

 

Ya en los locales de la parroquia se proyecta una película, que coincidiendo con el final del curso Bíblico, comenta Ricardo Lázaro, y que relaciona con los capítulos 27 y 28 del Evangelio según San Mateo. (Oír grabación)

El final del día fue la cena que se compartió con armonía y buen ambiente, seguido del vídeo del último viaje que hizo la parroquia a Tierra Santa